Trucos para bajar la barriga

Share Button

Â

Trucos para bajar la barrigaA medida que pasan los años, la grasa tiende a acumularse en el abdomen. Un completo plan para combatir los rollitos.

Las razones para este aumento en la cantidad de grasa acumuladas en las zonas mencionadas son varias, pero las principales son la vida sedentaria, los procesos naturales que trae la edad, más a los cambios en el metabolismo que favorecen la formación de los rollitos.

La única forma real de combatir esto es la combinación de procedimientos. Una dieta baja en calorías y que consista esencialmente de alimentos de los considerados saludables debe ser acompañada sí o sí por un programa de ejercicios que trabaje todos los músculos de las zonas interesadas.

Pero esto no es fácil de hacer y, si bien es necesario si realmente queremos ganar la batalla, debe ser acompañado de una serie de simples trucos que serán de mucha ayuda para no sufrir tanto.

Ejercicios básicos

Contracción

Una forma muy simple de trabajar la sección media del cuerpo, abdominal, es contraer los músculos de la zona. Esto genera una mayor utilización de energía y un mayor trabajo físico de los músculos.

Lo debemos hacer cuando estamos trabajando en nuestra rutina de ejercicios cardiovasculares. O sea, durante nuestro trabajo aeróbico, contraemos los músculos del abdomen (los ponemos “durosâ€?) durante los últimos minutos de cada parte de la rutina. Esto lo podemos hacer mientras caminamos, corremos, subimos una escalera o cualquiera sea la rutina.

La contracción debe durar unos treinta segundos, y luego un periodo de relajación de quince. Lo podremos repetir unas tres o cuatro veces durante los últimos tres o cuatro minutos de la rutina. Luego pasamos al siguiente ejercicio que debamos hacer, y repetimos las contracciones al final.

Puede parecer que no estamos trabajando demasiado, pero al otro día sentiremos la diferencia y con el paso del tiempo será realmente de mucha ayuda para endurecer el estomago.

Levantando peso

En realidad, el levantar pesos o hacer aparatos no ayudará a bajar la panza, por no ser ejercicios pensados para este tipo de trabajo.
Pero, siguiendo la lógica anterior, podemos trabajar los músculos abdominales realizando las contracciones como se indicó. Sólo hay que prestar atención y recordar contraer y relajar en los momentos adecuados.

Como beneficio adicional, las contracciones de los músculos abdominales nos ayudarán a mantener una postura correcta durante la realización de los ejercicios.

En tensión

Lo esencial con estos ejercicios, como con casi todos, es hacerlos correctamente. Si los hacemos mal, lamentablemente, no servirán de nada y sólo lograremos dolores y problemas físicos.

Para hacer los abdominales correctamente, es importante mantener la tensión de los músculos durante todo el tiempo de ejercitación, evitando el frecuente error de relajar los músculos al final de una serie de ejercicios abdominales.

Es imprescindible mantener la tensión todo el tiempo que dura el ejercicio, pues de otra forma, estamos ganando aire, pero perdiendo forma y trabajo real.

Alimentación

Condimentos

La otra parte importante en este combate contra la panza es la alimentación. Un gran enemigo de una buena alimentación son los condimentos, los aceites, las grasas en general.
La mayonesa, las cremas, las salsas con aceite cocido y la manteca están prohibidas en cualquier dieta para combatir el exceso de grasa corporal.

Pero hay algunos condimentos que los pueden reemplazar y que mantienen nuestras comidas un poco más interesantes.

-Mostaza
-Ketchup
-Salsa de soja
-Salsas caseras, con un poco de aceite crudo
-Salsa picante
-Salsa de tomate natural
-Margarina

Estos, igualmente, son sólo algunos ejemplos. Lo importante es ver las características del alimento que vamos a consumir y elegir en base a esto, para mantener una dieta baja en calorías y grasas.

El otro mecanismo al que apuntan es a aumentar nuestro metabolismo, haciéndonos quemar mayor cantidad de grasas de lo habitual. Sin embargo, jugar con nuestro metabolismo suele no ser una buena idea si no sabemos lo que estamos haciendo. Así que las píldoras y los suplementos dietarios deben ser tan sólo un últimos recurso, y siempre muy controlado.

Pero todo esto no es nada, no tiene ningún valor y no nos va ayudar en nada si no mantenemos en nuestra cabeza una palabra clave:

Disciplina

Si, debemos ser disciplinados en nuestros hábitos alimentarios y en nuestros ejercicios, ser más fuertes que nosotros mismos para cumplir con todas las recomendaciones y hacer todo lo mejor posible. No sólo lo mejor posible, sino hacerlo bien.

Debemos alejarnos de los alimentos con alto contenido de grasas.
Y tener en cuenta que durante la noche el metabolismo reduce su funcionamiento, por lo que los alimentos con alto contenido graso que consumamos durante el final del día serán más perjudiciales para el logro de nuestro objetivo que aquellos que consumamos temprano en la mañana.

Dormir con el estomago muy lleno es terrible, ya que toda esa comida se almacena rápidamente en los depósitos de grasa del cuerpo.

La disciplina en la dieta, combinada con la ejercitación regular y bien realizada es la clave para ganar este combate.
Disciplina no es lo mismo que matarse de hambre. Es más importante comer bien y en los momentos adecuados que comer poco y mal.

Siempre hay que mantener el organismo funcionando, por lo que hay que consumir alimentos, no saltearse comidas alegremente con la presunción de que eso nos ayuda a bajar de peso.

Así que, mantengamos una dieta seria y bien llevada, y el combate estará medio ganado.

You can leave a response, or trackback from your own site.
Created by: HombresdeHoy